¿Venezuela asediada o país inviable?

¿Venezuela asediada o país inviable?
Ildefonso Finol
Alainet
Ya no sé para qué escribo mis verdades. Las verdades que están a la vista de todos, y las que, por vocación revolucionaria, me veo obligado a descubrir y saber.
Confieso sufrir una profunda angustia patriótica, viendo como nos desmadran.
Estamos asediados por los cuatro costados, y por dentro tenemos un Caballo de Troya con cachos, alas y motor nuclear.
La visita de Santos a Israel es la guinda de una compleja operación diplomática, similar a las verónicas del torero antes de la estocada fatal.
Ya habíamos advertido de los tres componentes de la conspiración transnacional contra la Revolución Bolivariana: imperialismo yanqui, paramilitarismo colombiano y sionismo israelita.
John Biden pasó por Bogotá dando instrucciones precisas: recibe a Capriles, pide entrar a la OTAN y visita Israel. ¡Yes sir!
Pronto Colombia tendrá armas nucleares, si no es que las tiene ya.
La estrategia enemiga va andando con mucha precisión. Nos tienen cercados. Por fuera nos calumnian y por dentro nos carcomen.
La guerra económica, brutal, homicida, cuenta con el agravante del desangre fronterizo. Toda la producción nacional más lo importado con subsidios públicos no alcanzarán para saciar la voracidad avara del contrabando de extracción.
Lo que pasa en Zulia es dantesco. Dobles cedulados, mercenarios, brutos y ambiciosos están conformando una nueva clase social: los bachaqueros, especie de neo millonarios sin patria ni principios, capaces de todo por el dinero.
El desabastecimiento y la inflación derivada matan hasta las conquistas de la Misión Vivienda, hacen olvidar a la gente todas las desgracias que vivieron en la Cuarta República, y todo cuanto lograron con el generoso corazón de Hugo Chávez.
Es escandalosa la rapidez con que el Comandante ha pasado al olvido para muchos.

Si a esto sumamos la corrupción acumulada, la que descubren primero los gringos que nosotros, la que ya generó una nueva burguesía, nos tienen en jaque.
Para colmo, la militancia chavista está desmovilizada. Todo el gigantesco esfuerzo que está haciendo Nicolás, se desvanecerá entre la acción erosiva del complot y la burocratización de la política. Ya comprobamos que no basta ser gobierno. Hay que ser poder. El enemigo nos quitó la calle y las reivindicaciones. Unas elecciones municipales no resuelven la crisis.
Publicar una hoja para el trabajo político-ideológico entre la clase trabajadora no es de interés para la dirigencia; primero hay que atender las cámaras y los contratistas.

Los enemigos externos y sus millones de aliados internos, infiltrados y cipayos, acercan sus garras a las riquezas nacionales. Cuando vayan a morder no mirarán los carné partidistas, su presa será el Pabellón Tricolor.

Entonces ya no seremos un país, sino un mercado de esclavos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s