Sacralización y desacralización del Yasuní

Sacralización y desacralización del Yasuní
Joan Martínez Alier,  et al.
Serie: Cuadernos Políticos 3, Centro de Pensamiento Crítico, Biblioteca Agustín Cueva
Contenido
Presentación
Artículos
Venturas y desventuras de la Iniciativa Yasuní-ITT
1) La moratoria del Yasuní: una iniciativa del Sur,
2) La Iniciativa Yasuní ITT se encamina al triunfo,
3) Yasunizar el mundo,
4) ¿Nos conviene el crecimiento o el decrecimiento del PIB,
5) Marx, el ecologismo y Correa,
6) Soñando con un Prebisch ecológico,
Joan Martínez Alier
Ecuador: La caída de la moratoria petrolera en la Amazonía
Eduardo Gudymas
La pena del Yasuní
Mons. Julio Parrilla
El rugido del jaguar
Iván Carvajal
Mitología oficial y extracción petrolera
Andrés Rosero E.
Testimonio
Las raíces del cataclismo medioambiental
René Báez
Presentación
Epígrafes ético-políticos
• Seattle, jefe la tribu Suwamish, escribió en 1855 a Franklin Pierce, a la sazón presidente de los Estados Unidos, una carta con pasajes como el siguiente, en contestación a la propuesta de la Casa Blanca orientada a la compra de tierras indias:
¿Cómo podéis comprar o vender el cielo, el calor de la tierra? Esta idea nos parece extraña. No somos dueños de la frescura del aire ni del centelleo ni del agua. ¿Cómo nos los podíais comprar? Lo decimos oportunamente? Habéis de saber que cada partícula de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada hoja resplandeciente, cada playa arenosa, cada neblina en el oscuro bosque, cada claro y cada insecto con su zumbido son sagrados en la memoria de mi pueblo. La savia que circula en los árboles porta las memorias del hombre de piel roja. Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. Le da lo mismo un pedazo de tierra que otro, porque es un extraño que llega en la noche a sacar de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermano, sino su enemigo. Trata a su madre, la tierra y a su hermano, el cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender. Su insaciable apetito devorará la tierra y dejará detrás de si, sólo un desierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s