Cuando las economías “emergentes” empiezan a sumergirse

Cuando las economías “emergentes” empiezan a sumergirse
Patrick Bond
Sin Permiso
En la más reciente encuesta de opinión pública mundial, el Centro de Investigación Pew encontró que “la inestabilidad financiera internacional” se considera la segunda gran amenaza entre un 52% de los encuestados, cerca de la primera, el cambio climático (54%).
Aquí en Sudáfrica, después de la eliminación de los controles de cambio locales y gracias a la desregulación financiera de Estados Unidos a finales de los 90 – para que los banqueros de Nueva York pudieran obtener mayores ganancias -, nuestra moneda llegó a ser muy volátil, y recientemente nos hemos unido formando las, apodadas por Morgan Stanley, “cinco frágiles” (junto con Turquía, Brasil, Indonesia y India).
Economías emergentes que empiezan a sumergirse
El ministro de finanzas sudafricano Pravin Gordhan parece que entró en pánico en unaentrevista del Financial Times el mes pasado, al quejarse del mundo de las élites y su “imposibilidad para encontrar respuestas coherentes y cohesivas en todo el mundo para asegurar la reducción de la volatilidad de las monedas en particular, pero también del sentimiento”.
A la semana siguiente, sin embargo, en el marco de la Cumbre del G20 de Sant Petesburgo, Gordhan se unió a otros en la red de Brasil-Rusia-India-China-Sudáfrica (BRICS) para felicitarse a sí mismos acerca del nacimiento de un ‘Nuevo Banco de Fomento’ y de un acuerdo que establezca una ‘Reserva para Imprevistos’ (CRA – Contingent Reserve Arrangement) para los BRICS.
¿Podrían estos dos recién nacidos desafiar las instituciones de Bretton Woods en el caótico ámbito financiero de los próximos años? Casi siete décadas después del establecimiento delBanco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para restaurar la banca interestatal occidental tras la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial, los BRICS están a punto de desplazar a Washington y su ideología neoliberal por una acumulación de capital centrada en el Sur con ayuda del Estado.
Se trata de retórica, en todo caso. Especialmente en las últimas semanas, la cuestión de si las estrategias de los BRICS son profundamente diferentes de la autodestrucción de la arquitectura financiera mundial o, a la inversa, le dan más fuerza, sigue siendo un misterio. Después de todo, uno de los objetivos de la CRA, acorde con funcionarios del Tesoro de Sudáfrica, es el de ‘complementar los arreglos internacionales existentes”.
Aún así, una capitalización bancaria de $50 billones de los BRICS no desafiaría inicialmente al Banco Mundial (que presta casi la misma cantidad cada año). Y $100 billones del CRA se agotarían rápidamente en una situación financiera más grave.
Tal vez estas cantidades pueden incrementarse en los próximos años, puesto que se tratan de cantidades insignificantes para enfrentar la fusión financiera de los mercados emergentes observados desde mediados de la década de los 1990. Desde entonces, numerosos países han exigido un paquete de $50 billones de la noche a la mañana para detener el saqueo financiero.
Repercusión financiera negativa en los BRICS
Para ilustrar todo esto, en las últimas semanas miles de millones de dólares en activos de papel se han movido de lugar, provocando accidentes de divisas muy intensos en la mayoría de los países BRICS. Como resultado de un cambio anunciado en la política de la Reserva Federal de los EEUU, que dicta que se proporcionará un poco menos de estimulación artificial a los bancos, gracias al Fed (Reserva Federal) tapering (reducción en el programa de compra de activos), las tasas de interés se han más que duplicado durante las últimas semanas, llevando a una dramática salida de los mercados emergentes y la caída del rublo ruso, el real brasileño, el rand sudafricano y especialmente la rupia india.
El economista sueco Anders Aslund del Peterson Institute for International Economics fue mordaz en un artículo del Financial Times a finales de agosto: “El partido de los BRICS ha terminado. Su capacidad de ponerse en marcha otra vez depende de su capacidad para llevar a cabo reformas en tiempos sombríos para los que no tienen el coraje de hacer un boom”. El banquero de Goldman Sachs, Jim O’Neill, fue interrogado por el Wall Street Journal el mes pasado acerca de las siglas que había creado una docena de años atrás: “Si ahora lo debiera cambiar, dejaría sólo la C”. The Economist opinó que “la gran desaceleración significa que el pleno auge de las economías emergentes no compensará la debilidad de los países ricos”.
Sería tentador descartar los comentarios de los neoliberales pesimistas con los BRICS, pero su confianza en sus argumentos surge de problemas profundamente arraigados en varios países, no sólo de fluctuaciones financieras momentáneas. Sin embargo, un miembro de los BRIC va a prosperar mucho potencialmente, y en mi visita a tres universidades de Shangai la semana pasada para discutir la (re)evolución de la crisis económica, me sorprendió lo insistentes que eran algunos eruditos chinos en su estrategia de “mentalidad reformista del status quo” (sic).
Como informó la semana pasada el periódico China Daily (reflejando sentimientos oficiales), expertos locales predicen que el bloque BRIC se rompe ya de forma material, dejando sólo a China para seguir adelante a través de la tormenta. Señaló el economista de la Universidad de Tisingua Li Dokui que el final de la “US Fed Quantitative Easing” es una buena noticia para el renminbi (moneda china) porque ya no necesita aumentar su vlalor – pero, mientrastanto, “el concepto de los BRICS puede desaparecer, dejando sola a China frente a otras economías emergentes”.
Según el economista de Merrill Lynch Lu Ting, “China será en gran parte inmune al impacto debido al exceso sostenido de su cuenta corriente, a su baja deuda externa, a sus enormes reservas de divisas, sus altos ahorros y su control del capital”. El director gerente adjunto del FMI Zhu Min, mostrando una consciencia de peligro severo, advirtió que si China abriese su cuenta patrimonial liberalizando el dinero, ‘exacerbaría’ la crisis global – observación que un hombre típico del FMI reprimiría.
El comportamiento de los BRICS
Todavía hay quien cree que los BRICS pueden ayudar a solucionar los problemas de escala global que persisten causados por la persistente crisis económica, el fin de ciclo de los productos básicos, la austeridad fiscal, la desregulación financiera que no cesa y la reciente restricción de crédito combinado con nuevas burbujas. Sin embargo, las estrategias propuestas por los líderes de los BRICS no han tenido hasta ahora ningún efecto que afecte a la volatilidad financiera.
Dentro del Fondo Monetario Internacional, el poder de voto de la China ha aumentado considerablemente pero esto no ha supuesto ningún cambio en la agenda institucional. Como argumentó el profesor emérito Achin Vanaik de la Universidad de Delhi en un taller llamado ‘Rising Powers’ de que se realizo la semana pasada en la Fudan University, el Fondo Monetario Asiático y la Iniciativa de Chiang Mai, vistos originariamente como opuestos, no sólo no se opusieron sino que acabaron complementando al FMI.
En cuanto al Banco Mundial, su presidencia fue agarrada por el candidato de Barack Obama Jim Yong Kim en el 2012 sin tener en cuenta una respuesta unánime por parte de los BRICS. Los brasileños nominaron al economista progresista José Antonio Campo; los sudafricanos nominaron al nigeriano neoliberal ministro de finanzas Ngozi Okonjo-Iweale; y los rusos dieron soporte a Kim. En cuanto a China, la recompensa por no enfrentarse fue tener el mando de la corporación financiera del Banco Internacional en manos de Jin-Yong Cai, mientras que un indio, Kaushik Basu, se hizo economista jefe del Banco Mundial. Otro reflejo de esta asimilación en vez de un antagonismo se vio en el año 2012 cuando los BRICS contribuyeron con $7 billones para la recapitalización del FMI, lo que significa que, si bien China aumentó con derecho a voto, África disminuyó.
Por lo tanto, era razonable pedir, con escepticismo, si los líderes de los BRICS iban realmente en serio en su desafío a Bretton Woods. Después de todo, había ya una alternativa que podían haber apoyado: el Banco del Sur, fundado en el 2007 por el fallecido presidente Hugo Chavez y apoyado por Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Paraguay y Uruguay. El Banco del Sur ya tiene 7 mil millones de dólares en capital. Ofrece un desafío financiero del desarrollo más profundo que el Consenso de Washington, especialmente después que los economistas radicales ecuatorianos mejoraran el diseño.
En cambio, un reflejo del compromiso de estabilizar finanzas mundiales – en lugar de cambiar radicalmente los componentes desestabilizadores intrínsecos más injustos – es la financiación en curso de China del déficit comercial masivo de Washington, siguiendo sosteniendo más de 1,3 billones de dólares de las facturas de la Tesorería. Los chinos rechazan vender Bonos del Tesoro suficientes a fin de debilitar de verdad el poder de Washington, y establecer una nueva moneda que el mundo pudiera manejar más democráticamente, en lugar de la Reserva Federal con su tendencia a los intereses de los bancos más grandes del mundo.
A pesar de la retórica sobre el incremento del uso de monedas que pertenecen a los BRICS, no se está haciendo mucho más para acabar con el sistema destructivo en el que el dólar de los EEUU reina. Por ejemplo: se trata de la moneda de reserva de todo el mundo, no importa cuán mal los funcionarios de Washington abusen de su poder. Si China quiere realmente que el renminbi ocupe su lugar, el ritmo al que esto sucede y sucederá es realmente lento.
Y aún peor. En estrecha alineación con Washington, Sudáfrica apoya explícitamente la liberación financiera. El vicegobernador de SA Reserve Bank Daniel Mminele reconoció el noviembre pasado que Pretoria se opuso a la regulación global, como si de un ‘impuesto a lo Robin Hood’ se tratara, en relación a las transacciones financieras apoyadas.
¿Una Banca de Desarrollo de los BRICS?
Mientras tanto, el banco para los BRICS en Sudáfrica – el Banco de Desarrollo del África Merdidional (DBSA)- se ha ejecutado de forma incorrecta según el nuevo jefe Ejecutivo Patrick Dlamini. Dlamini dio a entender que la corrupción había sido tolerada y anunció tanto un recorte del 40% de sus 750 personas en plantilla, empezando por los ambientalistas y especialistas sociales, como un aumento masivo en la financiación de la privatización. También admitió que esta semana el Banco sufrió una pérdida neta de $83 millones en el 2012-13 debido a ‘pérdidas por deterioro de los préstamos para el desarrollo de los $160 millones y a las pérdidas por valoración de los instrumentos financieros de $40 millones’. Su volumen de préstamos del año pasado fue de sólo $1.8 billones, después de llegar a 3,4 billones dos años atrás.
La mayor institución financiera para el desarrollo de los BRICS, el Banco de Desarrollo Económico y Social Nacional de Brasil (BNDES) también ha sido excepcionalmente destructivo en su cartera de préstamos masivos, ahora justo en el rango de los $80 billones anuales, más del doble que el Banco Mundial. [Carlos Tautz-≤http://www.zcommunications.org/watc…] del Instituto Mais Democracia advierte que: ‘si el Banco BRICS se refleja en el BNDES estamos ante una probable falta de transparencia y de omisiones por parte del gobierno’.
El Banco de Desarrollo de China y el Banco de Exportación e Importación de China han tenido algunos efectos positivos, especialmente en la expansión de la tecnología solar y en evitar la imposición de las políticas del Consenso de Washington. Pero como Kevin Gallagher de la Universidad de Boston muestra, pueden ser severamente destructivos en sitios tan diversos como Birmania, Honduras o Gabón.
En otras palabras, cuanto más anuncios acerca de un Banco de Desarrollo para los BRICS nuevo y el CRA que se realizaran el próximo año en la cumbre de Fortaleza, Brasil, no cabe esperar mucho en relación a la estabilización o desestabilización de las finanzas a nivel mundial; los BRICS parecen ahora un simple dispositivo de legitimación.
Legitimación y localización del caos financiero mundial
En cambio, el G-20 ha sido en los últimos años un sitio mucho más sustantivo de preocupaciones para las élites sobre las finanzas del mundo, después de haber sido resucitado en noviembre de 2008 para hacer frente a la crisis mundial, (sólo después de que Lehman Brothers quebraran y los sistemas de pago del mundo entero quedaran congelados). Unos meses más tarde, en abril de 2009, el G-20 fue fundamental para el impulso de re-empoderamiento del FMI, primero a través de mayores asignaciones de derechos especiales de giro y otras subvenciones de $750 billones de dólares para estimular la economía mundial, y más tarde, en una recapitalización completa en el 2012 para generar más opciones de financiamiento de rescate para los bancos europeas, en detrimento de un ajuste estructural para la gente pobre y trabajadora.
El G-20 de Sant Petesburgo hizo avanzar poco en la racionalización de los impuestos a las empresas y en la reducción de uno de los gases de efecto invernadero (CS) que deberían haber sido incluidos en el Protocolo de Montreal en el año 1987. Sin embargo, se necesitan más críticas y súplicas, tanto del poder del G-20 como de los BRICS. Algunas de ellas se desarrollaron en el Sant Petesburgo Counter-Summit en motivo de la iniciativa de la Post-globalización y sus invitados internacionales. Una emotiva declaración surgió, y estrategias alternativas fueron debatidas en las reuniones, pero el miedo global fue la inadecuada respuesta de la sociedad civil ante el burbujeo de las crisis económicas y militares, por no hablar de la destrucción y el empeoramiento relacionado con el clima.
Hay factores geopolíticos importantes que deben tenerse en cuenta, ya que mientras la economía mundial está trabajando en contra de los BRICS, las relaciones turbulentas entre los BRICS y el G7 de Rusia quedan mucho más claras después de la cumbre del G-20. En Sant Petesburgo, los BRICS respaldaron unánimemente el intento de Vladimir Putin de girar pacíficamente la crisis siria una vez usadas, aparentemente, las armas químicas por el régimen de Assad contra los rebeldes, con la consecuente amenaza de Barack Obama de bombardear Damasco. Brasil también tuvo una postura firme en contra de la Agencia de Seguridad Nacional de los EEUU, y la presidenta Dilma Roussef estaba tan furiosa por el espionaje de Obama sobre ella (y la petrolera paraestatal Petrobas), que canceló un viaje a Washington previsto para el próximo mes.
Pero el discurso de izquierdas que es tan común en las políticas exteriores de los BRICS es negado invariablemente en el discurso de las derechas de Hacienda y el Banco central así que los peligros crecen más, ya no sólo a causa de una confrontación política Sur-Norte, sino debido a la falta de carácter económico.
Traducción para www.sinpermiso.info: Berta Subirats y Marta Mestre

Patrick Bond dirige el Centro de la Universidad de KwaZulu-Natal para la Sociedad Civil. Entre 1994 y 2002 fue asesor del Gobierno sudafricano.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s