Honduras: ¿Y después del supuesto fraude qué?

¿Y después del supuesto fraude qué?
Javier Suazo
Alainet
“Lo que tengamos que construir, ahora y para el futuro, no podrá sustentarse sino en la verdad. Las ventajas de su ocultamiento o falsificación podrán responder, a lo más, a una coyuntura transitoria; pero ni se sostienen ni pueden ser útiles más allá de su manipulación inmediata”.
Pedro Vuskovic
Una de las tesis centrales previas a las elecciones generales  en Honduras,  era que EEUU no permitiría un gobierno con un discurso antisistema y modelo alternativo como el Socialismo Democrático, ya que el país sigue siendo la pieza clave de la política exterior y bastión de sus intereses geoestratégicos en la región. En tal sentido, era poco probable que Xiomara Castro de Zelaya ganara las elecciones, ya que además peleaba en desventaja con el candidato oficialista en cuanto a recursos económicos y el fraude estaba a la vuelta de la esquina al no permitirse el voto electrónico y el blindaje del proceso electoral por los miembros del Tribunal Superior Electoral (TSE).
El argumento de lo anterior, es que la Embajada Americana no se pronunció abiertamente o manifestó su desacuerdo cuando el presidente del Congreso de la República  con mayoría de diputados, cambió los magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia para que no se pronunciaran sobre  una demanda de supuesto fraude electoral en las elecciones internas, el nombramiento del Fiscal General de la República antes de tiempo y la creación de una Policía Militar Mutante. Es evidente además la entrega del cielo de la Mosquita Hondureña a la DEA, el gasto exagerado del gobierno en materia de seguridad sin resultados visibles y lucha contra el narcotráfico, y el apoyo a inversiones “malignas” y poco trasparentes como la minería, ciudades modelo y la concesión para la explotación de posibles reservas de petróleo.
La Embajada Americana había anunciado que el recuento de votos tardaría y no había que salir con una declaración deganador de la contienda, sin antes ser oficializado por el Tribunal. Es decir, que los conteos a boca de urna se eliminaron y no se permitió que los medios televisivos y radiales dieran proyecciones o tendencias.
Las encuestas iniciales y dirigentes de Libre daban ganadora a Xiomara Castro, por cerca de 5% de diferencia frente a Juan Orlando Hernández, pero la emotividad y triunfalismo de ciertos  dirigentes ignoró el alcance de la filtración del Centro de Computo del TSE por el Partido Nacional y su capacidad de organización, lo que permitió a seguidores de este Partido introducir actas escaneadas directamente, con resultados distintos a los presentados en las actas originales en poder de los partidos políticos. Es decir, el Centro de Cómputo del TSE es vulnerable y fue infiltrado antes de las elecciones,  y sólo los dirigentes del LIBRE no lo sabían.
La dirigencia de LIBRE encabezada por Xiomara Castro de Zelaya, está por presentar al TSE todas las irregularidades que, en teoría, por ser muchas,  convertiríanla elección en un fraude electoral que el TSE debe explicar.  En caso que no se revierta el mismo, LIBRE convocará a reuniones departamentales y municipales explicando el “robo” parcial o total, ya que es poco probable que dicho Tribunal, incluso con la evidencia revelada, declare ganadora a la candidata de LIBRE. Hay que ir a la cooperación internacional, incluyendo  la OEA y UE para explicar lo que no vieron ni denunciaron.
Pero además de ello, debe volverse al Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), principal instrumento de la protesta popular e incluso de la lucha política real. Como apunta Carlos H. Reyes, dirigente gremial: los 39 diputados de LIBRE, cerca de 37 alcaldes, la representación de regidores en las principales alcaldías del país y una eventual alianza con el PAC y ciertos diputados liberales, se constituye en una fuerza política y social de peso.
Insisto, a veces perdiendo se gana. Hay que hacer una lectura correcta de la coyuntura y actuar, sobre todo analizar el accionar de la dirigencia de LIBRE y del acompañamiento o no de ciertos actores reales del cambio social a la propuesta refundacional, caso particular de la clase media, jóvenes universitarios y voto independiente.

Tegucigalpa, DC, 29 de noviembre  de 2013

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s